Destinos

Nuestros servicios van más allá de las fronteras entre países e incluyen diversos destinos en la Europa Central y del Este, así como en los Países Bálticos. ¡Pero no sólo! Praga, Viena, Amsterdam, Zurich, Berlín y mucho más. ¡Explórelos con nosotros!

Map
Eastern and Central Europe
Czech Republic
República Checa
Austria
Austria
Germany
Alemania
Hungary
Hungria
Slovakia
Eslovaquia
Croatia
Croacia
Switzerland
Suiza
Belgium
Bélgica
Estonia
Estonia
Latvia
Letonia
Lithuania
Lituania
Russia
Russia

República Checa

Situada en el centro de Europa, con Alemania al oeste, Polonia al norte, Eslovaquia al este y Austria al sur, la República Checa tiene un pie en Europa Occidental y el otro en el Oriente eslavo. "Praga nunca te permite ir", "esta madrecita querida tiene garras", dijo Franz Kafka. Praga agarra bien los turistas, ya que les resulta difícil salir de la capital. Pero los que se atreven a salir fuera, no van a arrepentirse; hay también tierras de color de miel en las montañas de los Sudetes y ruinas en los cumbres, cervecerías de Bohemia renascentista, hermosos viñedos y bares subterráneos de Moravia que valen la pena ser explorados.

Austria

Paisaje alpino magnífico, monumental arquitectura de los Habsburgo y Mozart como el exponente máximo de la música clásica. Austria moderna cuenta con algunos de los más diversos museos de Europa y la arquitectura contemporánea, para no mencionar las ciudades atractivas y sofisticadas cuyos bares, cafés y clubes combinan el contemporáneo con una tradición elegante. Una de las principales atracciones de este país es la belleza deslumbrante de los Alpes. Viena es la puerta de entrada a gran parte de Europa central. Capitales de renombre de la provincia, Graz y Linz son increíbles epicentros de cultura, innovación y vitalidad. Salzburgo, entre Innsbruck y Viena, representa la Austria urbana en su más pintoresco estilo barroco y queda a una distancia corta, con la ruta entre las montañas y lagos, de la región de Salzkammergut.

Alemania

Desde las ciudades medievales hasta las cosmopolitas, Alemania ofrece una mezcla completamente atractiva de tradición y modernidad. Un día puedes explorar magníficos palacios barrocos en Baviera, y otro, descansar en la reconstruida HafenCity, en Hamburgo. En Berlín, sitios históricos como la Puerta de Brandenburgo y galerías de arte contemporáneo hacen un contraste interesante. Descubrir los museos de clase mundial y el diseño vanguardista es la característica principal de Alemania, así como tomar una cerveza en una centenaria biergarten.

Hungria

Rodeado de países tan diversos como Alemania, Austria, Serbia y Ucrania, en Hungría se cruzan los caminos del centro del continente y es donde se funde la vieja y la nueva Europa, como una mezcla de la grandeza de los Habsburgo y el periodo comunista. Su comida y edificios denotan la cultura de Europa Central; sin embargo, el patriotismo viene del mito más exótico y muy romántico: los guerreros nómadas magiares provienen de la estepa de Asia Central. Budapest, la capital, es una ciudad de escala impresionante con hermosas vistas al Danubio; dividido en Buda y Pest, ofrece tanto lo antiguo (avenidas de la época imperial, cafeterías de arte nouveau, baños turcos) como lo nuevo (bares peculiares y clubes de barcos). A dos horas de Budapest está la magnífica región vinícola Badacsony en la orilla del lago Balaton. Sopron cercana a la frontera con Austria, Pécs, rodeada de colinas alpinas y Eger, la ciudad histórica famosa por el vino llamado "la sangre de buey", son otras tres ciudades húngaras dignas de visitar.

Eslovaquia

Rusos, húngaros y turcos invadieron Eslovaquia por sus recursos naturales, y así lo hace el turista moderno. Amplias y extensas montañas garantizan un buen esquí y snowboard; hay una excelente espeleología en Karst y el senderismo de montaña les parece a los excursionistas un paraíso. Compartiendo fronteras con Polonia, República Checa, Austria, Hungría y Ucrania, Eslovaquia con las altas montañas en el Norte y la cuenca del Danubio en el Sur, no tiene acceso a mar.

Croacia

Croacia ha sido bendecida por una inmensa riqueza natural, que cuenta con cerca de 2 mil kilómetros de costa rocosa y recortada, y más de mil islas, muchas cubiertas de abundante vegetación. El país ha recorrido un camino largo hasta su definitiva independencia en 1991, cuando se separó de la ex-Yugoslavia. A pesar de ser un país industrializado, la espontaneidad, la vivacidad y el gusto por las cosas buenas de la vida - una mezcla cultural del Mediterráneo - da un sabor especial a Croacia, teniendo el aceite de oliva y el vino como acompañantes habituos de sus platos.

Suiza

Todos los estereotipos pintorescos son ciertos: el queso, el chocolate, los relojes, la puntualidad obsesiva, pero hay mucho más que esto en Suiza. Las principales ciudades son cosmopolitas y vibrantes, y el paisaje es impresionante. Suiza es un país diverso y multilingüe, tiene 4 idiomas oficiales: el romanche, el francés, el italiano y el alemán, y casi toda la gente habla un poco de inglés.

Bélgica

Con tres lenguas oficiales y una intensa rivalidad regional entre Flandes, en el Norte, de lengua flamenca, y Valonia, en el Sur, de la lengua francesa, que perpetuamente amenaza dividir el país en dos, es realmente un milagro que Bélgica todavía existe. Sus ciudades más históricas son: Bruselas, la ciudad de Tintín, Brujas, Amberes y Gante. Bélgica tiene el chocolate más admirado en el mundo, así como es conocida por producir los más diversos tipos de cerveza que cualquier otro país. También cuenta con hermosos paisajes de montaña y arboladas en el sur, y planicie en el norte.

Estonia

Los visitantes de Estonia encuentran una mezcla de urbanidad y zona silvestre, desde el medievo hasta lo contemporáneo, con castillos y ruinas coloridos que impregnan en paisajes urbanos. El conflicto entre las viejas generaciones de rusos y estonios es un retroceso para la era soviética, mientras los jovenes se mezclan libremente, tal como son anfitriones desinhibidos. Adhirió a la Unión Europea en 2004 y adoptó el Euro como su moneda en 2011.

Letonia

Letonia ha disfrutado de un viaje lleno de baches de crecimiento y recesión, con su independencia completada en 1991. Adhirió a la Unión Europea en 2004 e adoptó el Euro como su moneda en 2014. La ocupación rusa y soviética dejó el país con una gran población de minoría rusa, y sigue siendo un lugar dividido por el lenguaje y la cultura. Riga, en particular, es una ciudad impresionante bilingüe, aunque todas las señales de tráfico y de comunicación pública estén en letón. Y aunque la mayoría de los visitantes sean atraídos por la capital, el verdadero espíritu de Letonia está en el campo, en los lagos, en los bosques y el Mar Báltico que baña sus playas.

Lituania

Lituania es un país vibrante y peculiar, que ha experimentado una rápida modernización desde que se independizó de la Unión Soviética, en 1990. Adhirió a la Unión Europea en 2004 y adoptó el Euro como su moneda en 2015. Usted encontrará una animada vida nocturna, tanto en Vilnius como en la costa, amplios terrenos para actividades al aire libre en los virgenes parques nacionales y un buen número de playas, así como un fuerte contraste entre la vida urbana y la pobreza rural. Fervorosamente orgullosos de su país, los lituanos son más exuberantes y acogedores que sus vecinos bálticos y es probable que encuentre su hospitalidad en cada sitio.

Russia

Rusia europea se extiende desde las fronteras de Bielorrusia y Ucrania hasta los montes Urales, más de mil km al este de Moscú; aún sin contar el resto del territorio de la inmensa Rusia, es el país más grande de Europa. Anteriormente, en el siglo XIX, fue un poderoso imperio zarista y en el siglo XX, una superpotencia soviética y comunista. La Federación Rusa sigue siendo una fuente de fascinación para los viajeros, principalmente las ciudades de San Petersburgo y Moscú.